Portada ›› Pesca ›› Pesca continental. Salmónidos ›› Este domingo los pescadores buscarán el campanu en ríos asturianos con abundancia de salmones

Este domingo los pescadores buscarán el campanu en ríos asturianos con abundancia de salmones

Este domingo los pescadores buscarán el campanu en ríos asturianos con abundancia de salmones

Miles de aficionados participarán el domingo en la jornada de apertura de la temporada del salmón con muerte en Asturias, que se presenta con buenas perspectivas para conseguir la captura del "campanu" ante la presencia de numerosos ejemplares en unos ríos que conservan un escaso caudal que dificultará su pesca.

Este primer salmón que se pesca en los ríos asturianos es muy apreciado y numerosos restaurantes acuden cada año a pujar por el "campanu de Asturias", que el año pasado supuso un pago de 3.700 euros por un ejemplar de 4,1 kilos pescado en el río Eo.

Este año está previsto que una docena de restaurantes participen en la subasta que organiza el Ayuntamiento de Salas en la localidad de Cornellana para intentar "pescar" este ejemplar que en 2007 alcanzó la cifra récord de 18.000 euros.

Salas tiene previsto que si el campanu se captura antes del mediodía, la subasta se celebrará a las 13.00 horas, y si es después, a las 18.30 horas.

Por su parte, el Ayuntamiento de Cangas de Onís tiene la intención de subastar el primer salmón que se pesque en el río Sella, a las 18.00 horas.

Podría ocurrir, como en otros años, que el campanu de Asturias coincida con el del Sella, lo que supondría que ambas localidades intentarían convencer al pescador que logre la preciada presa para protagonizar la subasta.

La restricción del Principado de que sólo se pueda comercializar el primer ejemplar capturado en cada uno de los seis ríos salmoneros de la región hace más llamativa esta puja.

Una temporada de pesca con muerte que finaliza el 15 de julio y en la que el Principado mantiene la normativa de poder capturar un salmón por persona y día hasta un cupo de cuatro por año para las cerca de 9.000 personas que cuentan con licencia en Asturias.

El presidente de la asociación "Las Mestas del Narcea", Enrique Berrocal, se muestra a favor de la prohibición de comercialización de todos los salmones, salvo el campanu de cada río, ya que podría perjudicar a su pervivencia ante el aumento del furtivismo.

En cambio, el presidente de la Asociación de "El Esmerillón", Antón Caldevilla, de la cuenca del río Sella, ha rechazado esta prohibición, ya que, en su opinión, una vez que el ejemplar esté fuera del agua debe prevalecer el deseo de su "dueño" para decidir que hacer con él, además del efecto turístico que supondría que los restaurantes asturianos pudieran ofrecerlos en su carta.

También se ha mostrado contrario al cupo de cuatro salmones, ya que, a su juicio, "priva de pescar a los mejores" y supone "el único deporte que premia a los malos frente a los buenos".

Esta opinión es refrendada por José María Mori Cuesta "El Marqués", reconocido pescador de salmones y propietario de varios restaurantes en Asturias, que ha subrayado que el Principado "va a echar" de los ríos a los pescadores habituales.

"El Marqués", que ha comprado más de setenta ejemplares de campanu para sus tres restaurantes, entre ellos, los seis últimos de Asturias, ha recalcado que la no comercialización del salmón le provoca tener que pagar un "precio desorbitado" para ofrecer a sus clientes ejemplares salvajes traídos de zonas como Alaska.

No obstante, la principal preocupación de los pescadores es el elevado número de cormoranes en Asturias, unas aves que, según aseguran, tienen una presencia "descontrolada".

El presidente de la Asociación de "El Esmerillón" ha afirmado que esta "especie invasora consumen cerca de cuarenta toneladas de salmones" y ha resaltado el "daño" que provocan al coincidir su estancia en Asturias en los meses de invierno con la época de desove, cuando los salmones son más vulnerables.

Por último, "El Marqués", que pescará en el río Cares, ha pronosticado que el salmón saldrá a primera hora ante la abundancia de ejemplares en los ríos pero ha resaltado que al haber poca agua en los cauces los salmónidos "se muestran esquivos y pican peor".