Portada ›› Submarinismo ›› Ecologistas y pescadores piden más control del buceo en Cabo de Palos e Islas Hormigas

Ecologistas y pescadores piden más control del buceo en Cabo de Palos e Islas Hormigas

La Cofradía de Pescadores de Cartagena y la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) han pedido a la Consejería de Agricultura y Agua que obligue a cumplir la normativa de buceo en la reserva marina de Cabo de Palos e Islas Hormigas.

Ambas organizaciones han recordado en un comunicado que esa es la única reserva marina declarada de interés pesquero en la Región de Murcia debido a sus "excepcionales condiciones ambientales y su entorno".

Las medidas de protección establecidas en la zona desde 1995 han permitido la recuperación de las poblaciones de fauna, lo que ha convertido a la zona en uno de los destinos de buceo más atractivos del Mediterráneo, con una repercusión muy importante en el turismo.

De hecho, la reserva concentra aproximadamente la mitad de los buceadores que anualmente pasan por la región.

El número de buceadores autorizado está regulado mediante una orden de la Consejería de Agricultura y Agua de julio de 2001, pero según las organizaciones, "no existe control adecuado para garantizar el cumplimiento de los límites establecidos".

Así, el máximo de 75 buceadores al día en temporada alta y 37 en temporada baja se "supera sobradamente", sobre todo en verano, aseguran.

Para ANSE y la Cofradía de Pescadores, la fuerte presión que supone el buceo en la zona podría tener efectos negativos para le reserva, por lo que ha subrayado la importancia de controlar esa actividad.

Las dos instituciones han pedido a la comunidad autónoma y al Estado que retomen la Comisión de Seguimiento de la Reserva, y que esta sirva de "órgano de participación" para los diferentes sectores implicados.

En su opinión, tanto la Consejería como las empresas de buceo de la zona "comparten la necesidad de evitar la masificación de esta actividad en el ámbito de la reserva", por lo que han exigido que se tomen las medidas necesarios para controlar la normativa y que se haga efectiva en 2014.