Portada ›› Vela ›› Copa América ›› Las lecciones que deja la 36ª America’s Cup

Las lecciones que deja la 36ª America’s Cup

Las lecciones que deja la 36ª America’s Cup

JB Braun analiza lo aprendido con los AC75

Cada ciclo de America’s Cup incide en mayor o menor medida sobre la evolución de la navegación a vela. La 36ª edición revolucionó el sector con el concepto de monocasco volador, una embarcación radical que ha requerido el desarrollo de una nueva generación de velas dotadas de una versatilidad inédita. JB Braun, director de diseño e ingeniería de North Sails, reflexiona sobre ello.

La America’s Cup continúa avanzando por el camino de la navegación sobre hidroalas, un concepto que estrenó en la edición de 2013 con los catamaranes AC72, evolucionó en la de 2017 con los AC50 y derivó en los monocascos AC75 que compitieron por la 36ª edición en Auckland. North Sails equipó al defensor y a dos de los tres desafíos, monopolizó el America’s Cup Match y propulsó al campeón Emirates Team New Zealand. JB Braun, director de diseño e ingeniería de North Sails, explica qué lecciones deja esta edición y qué incidencia tendrán en las velas del futuro.

Velas más versátiles
Los AC75 equipan tres velas: una mayor de entre 135 y 145 metros cuadrados, un génova de 90 metros cuadrados y un código cero de 200 metros cuadrados La ausencia de cambios de velas durante las regatas exigió el desarrollo de una solución eficiente en los distintos modos de navegación del monocasco volador. “Los AC75 han desafiado las formas de las velas y su rango de utilización de una manera más compleja de lo que nunca se había hecho, principalmente por el bajo par de adrizamiento –habilidad para resistir la escora– a baja velocidad y el alto par de adrizamiento cuando van rápido”, explica JB Braun. “Cuando van despacio, el par de adrizamiento viene de los foils, que no trabajan hasta que se gana velocidad. Así que los barcos pasan por un complejo proceso que requiere la potencia de todas las velas y un bajo centro vélico, y a medida que aceleran buscas reducir esa potencia”.

“En términos de diseño de velas, esta peculiaridad nos lleva a estructuras diferentes que aportan o liberan potencia. Una de las principales características que buscas con una vela es un amplio rango de utilización, que pueda reaccionar a un cambio de condiciones, y una de las lecciones que hemos aprendido con esta America’s Cup es la aplicación de ese rango: Cómo diseñar y construir una vela que aporte potencia trabajando con registros bajos de viento aparente y pueda seguir operando al triple o cuádruple de la velocidad de viento aparente. Cuando un AC75 navega en 12 nudos, alcanza los 50 de aparente, y esa misma vela tiene que cambiar de forma para ser óptima en ambos extremos”.

Esta peculiaridad requirió desarrollar una mayor flexible, un ingenioso concepto que presenta soluciones aplicables a otras clases de barcos. “Tener una vela capaz de modificarse y adaptarse a un rango más amplio reduce la incertidumbre en la elección de velas. Esta es una área que va a suponer un gran plus para un montón de navegantes, tanto profesionales como de regata de club, TP52, flotas ORC y más”.

Aplicación de materiales
En opinión del director de diseño e ingeniería de North Sails, otro apartado en el que el sector de la velería se ha beneficiado con este ciclo de America’s Cup es el de los materiales. “Cada material cuenta con propiedades diferentes: algunos están diseñados para reducir estrés; otros, para contar con extra de tenacidad; otros ofrecen la capacidad de estirarse y recuperar la forma; otros son muy elásticos pero disponen de propiedades específicas para ciertas zonas de la vela. La manera en que esos diferentes tipos de materiales son utilizados y el uso que se les ha dado en esta America’s Cup será aplicada a futuros productos de North Sails. Puede que utilicemos diferentes tipos de material de maneras distintas para lograr ese rango extendido que mencionaba antes. Va a ser interesante seguir aprendiendo y explorando la compleja relación de los distintos materiales en el composite y cómo trabajan juntos”.

Evolución del North Design Suite
Los sindicatos británico, italiano y neozelandés aprovecharon el North Design Suite (el paquete de software desarrollado por North Sails para diseño y análisis de velas) para explorar su margen de diseño en aspectos como aerodinámica, cargas o diseño de mástil. “Disponemos de herramientas exclusivas configuradas con el North Design Suite que ayudan a resolver cuestiones complejas. A lo largo de la America’s Cup, los diseñadores North Sails utilizaron Membrain con regularidad para realizar sus complejas simulaciones, y el resto del North Design Suite (Desman, Spiral, Warps y Flow) para validar ideas de diseño. A medida que se desarrollaba la edición, el gurú de software Michael Richelson actualizó y siguió desarrollando Membrain para adaptarse al desarrollo constante del AC75. La manera en que cada equipo lo utilizó nos ayudará a seguir evolucionando el North Design Suite, y eso nos permitirá disponer de una herramienta de diseño todavía más potente para que nuestros equipos de diseño y fabricación sigan redefiniendo nuestro producto”. Una evolución que tendrá aplicaciones directas en el desarrollo del catálogo de velas North Sails.

Mástiles vs. velas
La regla AC75 indica que todos los mástiles deben tener la misma forma, los barcos deben pesar lo mismo y disponer del mismo centro de gravedad, pero la forma de llegar a ese punto puede variar. “De cómo y dónde apliques el peso y de lo que identifiques como factor determinante de las prestaciones tiene consecuencias masivas y provoca grandes diferencias. Integración es la clave. Considerar cada elemento por separado sería un enorme error y tiene un efecto negativo en las prestaciones. Eso afecta a todo el que tiene una vela integrada con un aparejo... ¡que básicamente es todo el que tiene un barco!”. Las lecciones aprendidas durante el desarrollo de las velas y los mástiles de los AC75 han generado una información muy valiosa para futuras aplicaciones en embarcaciones convencionales.
La 37ª America's Cup ya está en marcha, y con ella continúa la evolución de la revolución iniciada por los monocascos voladores.