Portada ›› Vela ›› Regatas Oceánicas ›› Catherine Chabaud: "Extraigo mi energía y mis convicciones de la Vendée Globe"

Catherine Chabaud: "Extraigo mi energía y mis convicciones de la Vendée Globe"

Catherine Chabaud: "Extraigo mi energía y mis convicciones de la Vendée Globe"

En 1997 Catherine Chabaud se convirtió en la primera regatista en completar la Vendée Globe, ocupando el sexto lugar y convirtiéndose así en la primera mujer en navegar en solitario sin escalas y sin asistencia circunnavegando el globo. Y durante los últimos 20 años ha trabajado incansablemente, haciendo campaña para proteger la salud de los océanos y resaltar la fragilidad y la importancia de nuestros ecosistemas marinos. Es diputada al Parlamento Europeo desde 2019.

Vive con su pareja Jean Marie cerca del centro de Angers (al este de Nantes en el noroeste de Francia) y es allí donde la conocemos y responde a nuestras preguntas. Son las seis de la tarde y quiere un poco de aire fresco. Vive cerca de acres de campo y bosques. Mientras hablamos, estamos rodeados de margaritas y ranúnculos. Un ciervo se nos acerca a la distancia …….
¿Qué tienes en tu agenda en este momento?
"Acabo de terminar un seminario web en inglés sobre el papel de la diplomacia europea en la salud de los océanos, así que estoy un poco agotada. Llevo dos años en el Parlamento Europeo (eurodiputado en la lista Renaissance de Macron desde 2019. Antes esta política estaba muy lejos de mis intereses. Pero desde mi última Vendée Globe (2001), debido a los desechos que vi en el mar y también a todo lo que he aprendido en las regatas oceánicas, me he involucrado cada vez más en cuestiones de desarrollo sostenible y me interesan más particularmente las soluciones relacionadas con el mar y nuestras costas.

Durante los últimos 20 años, he lanzado proyectos e impulsado oportunidades para la protección del clima, el medio ambiente y los océanos. Me doy cuenta de que el mar es clave para nuestro futuro en la tierra y trato de promover eso tanto como puedo y de asegurarme de que la mayor cantidad de gente posible entienda que estos temas son esenciales para todos nosotros. Europa tiene el tamaño y la escala adecuados para acelerar estos procesos. Es un gran proyecto emocionante y tengo mucha más influencia positiva aquí en el interior. Estamos en el proceso de formar un verdadero equipo europeo centrado en los océanos, una tripulación internacional adecuada y orientada hacia el exterior ”.
¿Cuáles son los principales retos actuales a nivel europeo con respecto a los océanos?
“1. Conocimiento desde el punto de vista científico.
2. Conservación.
3. Una economía marítima más sostenible. Participo en varios proyectos e iniciativas sobre fuentes de energía marina.
4. Gobernanza: geoestrategia, organización y responsabilidad del acceso a los mares a nivel nacional, europeo, internacional. El 90% del comercio entre países se realiza por vía marítima. Hay muchas cuestiones relacionadas y Europa tiene una política marítima integrada. Hay muchas iniciativas y misiones en marcha: la Década de las Ciencias Oceánicas lanzada por las Naciones Unidas, Starfish 2030, a nuestro nivel europeo, que debería alentar muchos proyectos nuevos diferentes. También queremos convertir a Europa en el campeón del transporte marítimo ecológico trabajando en los medios de propulsión y, en ese contexto, las regatas oceánicas tienen mucho que aportar. Los grandes temas del momento son la extensión de áreas marinas protegidas con un objetivo del 30%, plásticos, emisiones de CO2 (a través del Green Deal, el pacto verde europeo), pesca, energías marinas que yo llamo carbono azul. Y hace 3 años, el 8 de junio, pedí que el océano fuera reconocido como un bien común para toda la humanidad. La idea es hacer avanzar este concepto a nivel internacional e integrarlo en un futuro tratado de la ONU ”.
Sigues apegada a las regatas oceánicas y reconoces haber seguido muy de cerca la última Vendée Globe. Compartes las fuertes emociones revividas a través de esta edición.
“Todo lo que hago hoy encuentro la energía para hacerlo y la convicción porque completé mi primera Vendée Globe. Este año, de hecho, encuentro que los marinos han compartido su capacidad para encontrar soluciones de una manera muy, especial y sensible. Creo que puedes tener sueños más grandes de los que te sientes capaz y esa es la mayor lección de la Vendée Globe. Solo tienes que tener la voluntad de salir y hacerlo, de ser sincero contigo mismo y con todos los demás y equivocarte en la historia. Eso es lo que me conmovió mucho este año. Esta regata siempre es difícil y encuentro que todos la compartieron bien, mostrando lo que descubrieron sobre sí mismos y su capacidad para resolver problemas. En particular esta Vendée Globe, la viví con mucha emoción, sus historias me emocionaron y me llevaron de vuelta a lo que yo mismo había vivido hace 20 años. Me dije a mí misma: “están aprendiendo lecciones de vida esenciales, no solo para terminar la prueba, sino también para toda su vida. Parece que han podido sacar grandes cosas de ella. Vale la pena creerlo, yendo hasta el final. Me encontré absorta en lo que Pip Hare o Jérémie Beyou compartieron, por ejemplo.
La Vendée Globe es una experiencia extrema. Cuando es bueno es extremadamente bueno y cuando es difícil es muy, muy difícil. Cuando estaban en temporales me despertaba por la noche. No me perdí ni un solo informe de posición hasta que terminó el último competidor. Extrañamente, al final pensé: '¡es hora de que esto se detenga!'
“Envié algunos mensajes cortos a algunos de ellos. Hablé con Alexia Barrier. Ella estaba a bordo de mi viejo barco La Pengouin, diseñado para la Vendée Globe 2000. Estoy muy orgulloso de ver a este barco completar su séptima vuelta al mundo. También envié mensajes a Samantha, Miranda, Yannick Bestaven y otros. ¡Quería escribirles a todos!
“Y luego también volví a ejecutar la película de mis carreras en mi cabeza. Aquel en el que me rendí dos días antes de la meta, diciéndome a mí misma que podría haber intentado terminar. ¡Todavía tengo esta consternación en mi garganta! Termino y soy último, en 140 días pero pensando que podría haber estado mejor. Yo era un aventurera de corazón pero también una seria competidor. Pero finalmente tienes que decirte a ti mismo que hay algo más serio en la vida que las regatas y simplemente enorgullecerte de haber completado un gran proyecto. La primera vez entré solo un mes y medio del inicio. Había tomado la decisión rápida de conseguir el "Red Cigar" de VDH. Ese era mi sueño, estaba llena de energía loca.
La Vendée Globe ofrece nada más que aspectos positivos. Tiene un potencial tremendo. Otras lecciones de vida incluyen cómo debe aprender a adaptarse. El mar te enseña a lidiar y trabajar con los elementos y no a luchar contra ellos todo el tiempo. No debes considerar pelear, de lo contrario, pagas a lo grande. Hay que trabajar en armonía con el océano porque siempre será más fuerte. Cuando se trata de cambio climático, es lo mismo, hay que llegar a un acuerdo y encontrar soluciones para adaptarse.
Eres la primera mujer en completar esta carrera allá por 1996/1997, ¿cuál era el paisaje entonces y cuál era el estado de ánimo en ese momento entre las mujeres regatistas?
“Entonces había mujeres en las oceánicas. Florence Arthaud, Anne Liardet, Isabelle Autisser, Sylvie Viant, Christine Guillou, Christine Briand en el Whitbread, Louise Chambaz en un multicasco y, por supuesto, me olvido de algunas. Competí en la Mini Transat hace 30 años y en ese momento éramos 2 de 70 u 80 competidores.
Así que no éramos muchas, pero nos preguntábamos sobre el sistema y por qué no éramos más. No nos veíamos como mujeres regatistas, sino como personas que compartían el mismo deseo de hacer realidad nuestros sueños. Tal vez crecimos en familias donde no fuimos educados de manera diferente o no perseguimos las cosas de manera diferente a nuestros hermanos, tal vez, tal vez. Pero hubo interés y apoyo para las mujeres que competíamos. Habiendo dicho eso, entre mi Mini y mi Vendée Globe, traté de subirme al Whitbread pero pronto me di cuenta de que no entraría en un equipo porque era mujer y eso fue una gran frustración. Cuando seguí la carrera como periodista y llegué a las paradas por mi cuenta, siempre tenía mis botas conmigo y mi bolso listo por si acaso. Obviamente, habría tenido que haber hecho más para subir a bordo. No soy de la costa nací en Lyon, crecí en los alrededores de París. No soy de una familia de navegantes. Así que me encontré configurando mis propios proyectos para crear las condiciones para mi propia navegación ”.
Este año había seis mujeres al principio, un récord. Y en la búsqueda de concienciar sobre la necesidad de fomentar la participación femenina en The Ocean Race (ex Whitbread, ex Volvo Ocean Race) y SailGP o en los Juegos Olímpicos nos movemos cada vez más hacia las cuotas y la imposición de la diversidad.
Hace 20 años, no necesariamente habría creído en esto. Pero hoy me parece tan necesario como imponer la paridad en la política, en los consejos de administración. Me incorporé al Consejo Económico, Social y Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente (2010-2017), fue a través de este tipo de política de inclusión. La paridad, como todos hemos visto, trae una nueva vida y eso incluye dentro de una tripulación.
En la comunidad de las regatas en alta mar y con suerte más allá de esa conciencia, también se está fortaleciendo y hay más iniciativas relacionadas con el medio ambiente y la preservación de los océanos. Seguro que existe la pasión personal de los patrones y la capacidad de vender esta dimensión medioambiental a los socios. Pero los regatistas, por definición, son individualistas y, para mí, hay que trabajar con las clases y las carreras ante todo.

Las oceánicas son muy innovadoras. Tenemos la suerte de contar con socios que financian esta innovación. Hay todo un campo a considerar y encontrar soluciones que reduzcan el impacto de los barcos nuevos. Mire la clase IMOCA, por ejemplo, encuentro que hay un gran tema en torno a los barcos viejos como Le Pingouin. ¿Por qué no crear una clase para barcos más antiguos? Los jóvenes deben tener la oportunidad de competir con barcos sencillos y presupuestos razonables. Tenemos que crear el marco para seguir navegando estos barcos ”.

En cuatro años, ¿seguirás siendo un fiel y devoto seguidor del seguimiento de Vendée Globe? "Realmente no lo sé. Admito que este año, ¡no esperaba seguir la carrera como lo hice! Quizás la próxima vez yo mismo navegaré a algún lado. He soñado con trabajar con y desde un barco durante mucho tiempo. Con Jean-Marie, ahora tenemos el Cigare Rouge (el barco en el que terminó la Vendée Globe 1996-97 y con el que compitió en la última Route du Rhum). No es imposible que me esté embarcando en un proyecto con este barco, no en regatas, sino para promover ideas e iniciativas por toda Europa.